En el siglo XIX, en Inglaterra, el río Támesis era la fuente de agua y alcantarillado más importante de Londres. Henry Doulton descubrió que el filtrado de agua a través de una cerámica porosa podría hacer que las personas dejaran de enfermarse de cólera y otras enfermedades producidas por el agua. Esta fue una revolución...